Son mis textos, fruto de mi imaginación y aunque la mayoría estén narrados en primera persona para nada tienen que ver con mi vida personal, es pura ficción y si alguien se puede sentir identificado en ellos es mera coincidencia.
Solo aquellos que tratan de la localidad de San Martín del Tesorillo tienen un fondo de realidad que trato de sacar a la luz.

.

domingo, 22 de junio de 2014

REFLEXIONANDO

Hubo un día…
que decidí no pensar más,
pero por más que lo intento
no lo puedo lograr.
Y es que a fuerza de pensar…
se me nubla el entendimiento,
porque aunque no lo crean…
a veces, un solo pensamiento,
es capaz de corromper…
todito el cerebro.
También puede suceder,
y es cosa bien rara,
que ese pensamiento florezca
con cierta picardía,
poniéndosenos la cara de guasa.
Y eso… también es malo,
ya que nuestros interlocutores
al vernos como ponemos la cara…
se cogen tal rebote…
que de puro miedo…espantan.
Así, que es por eso que me prometí,
un día que estaba bien harta,
que no volvería a pensar,
que ya estaba bien…
de darle vueltas a la taza.
Que solo vivimos una vez
y pensando no logramos nada.
Que la vida viene como viene
y como venga… hay que disfrutarla.
(Rosa Estorach - 20/06/2014)