Son mis textos, fruto de mi imaginación y aunque la mayoría estén narrados en primera persona para nada tienen que ver con mi vida personal, es pura ficción y si alguien se puede sentir identificado en ellos es mera coincidencia.
Solo aquellos que tratan de la localidad de San Martín del Tesorillo tienen un fondo de realidad que trato de sacar a la luz.

.

viernes, 13 de enero de 2012

EVASIÓN


Las tardes se diluyen adormecida en mi viejo sillón,
de vez en cuando mis ojos se entre abren en un agónico esfuerzo.
No deseo despertar para no encontrarme con mi realidad,
una realidad encarnecida que me anula como ser.
...
El mar se oye a lo lejos en su lucha contra las rocas
y mi pensamiento vuela deseoso al acantilado,
allí, siento la brisa sobre mi piel y el deseo de libertad.
...
El cielo deja escapar de vez en cuando un rayo de luz,
tenue, casi sin vida, pero lo suficientemente potente…
como para hacerme despertar de mi letargo.

 Rosi Estorach


1 comentario:

Anónimo dijo...

Tenía un árbol
y un abuelo
patio grande
y recovecos
azul cielo
plena luz.

Una bravía higuera
con su olor saludaba,
aromaba la llegada
suavizando la partida.

Había un cine de verano
y otro dentro de la casa
Huerto,aperos de labranza
mezclados a batiburrillo,
era el Edén de un chiquillo
Adán de aquella mescolanza.

Había un muro y un canal
un río de aguas pedregosas
un pájaro como el de Poe
que mudo canto el devenir,
una estrella en las baldosas
en cuyo centro jugaba
y solitario conjugaba
los mimbres del porvenir.

Había niños a lo lejos,
el mundo estaba allá fuera,
yo persistía en la esfera
inserto en un cuento añejo.

No volvere nunca
sé bien lo que hablo,
aunque marché hace mucho
nunca me fui de San Pablo.